Aráoz y Mansilla, la casa del Che Guevara en el Barrio de Palermo.

El che, fué vecino del Barrio de Palermo, así de corta, cuando Palermo fué un barrio de trabajadores, talleres textiles, talleres mecánicos, empleados públicos, tenía vecinos como el poeta Evaristo Carriego sobre la calle Honduras, o Jorge Luis Borges sobre la calle Serrano que describió el barrio así:  «Palermo era una despreocupada pobreza. La higuera oscurecía sobre el tapial; los balconcitos de modesto destino daban a días iguales; la perdida corneta del manisero exploraba el anochecer; sobre la humildad de las casas no era raro algún jarrón de manpostería; coronado áridamente de tunas…»

Caminando por las calles de Palermo, más precisamente en Aráoz y Mansilla, me recordé el haber visto una temprana foto del Che, en el balcón de una vieja casona ahora reemplazada por un no muy alto edificio de departamentos.




En la foto se lo veía recostado y muy ufano como desafiante. Con no más de veinte años. Lo imaginé en esa cálida tarde de verano mirando la copa de los árboles, y luego parándose para mirar las dos cúpulas de una tradicional Iglesia de nuestro barrio, por ese entonces fines de los cuarenta, mucho más bajo que hoy.

¿Habrá sido la energía de nuestro barrio la que luego le permitió erigirse en una suerte de símbolo contra la opresión? Quién lo sabe.

El Che es argentino. Pero no lo es. Azarosas circunstancias quisieron que naciera en Rosario, que pasara una parte de su adolescencia en Córdoba debido a sus problemas con el asma, que luego su familia se mudara a San Isidro, pero sus ya conocidos viajes a través de Latinoamérica lo convirtieron en un ciudadano de nuestro continente.

Su vocación de médico y su sensibilidad lo llevaron desde temprana edad a preocuparse por luchar contra la centenaria opresión que azota a nuestro continente. Y en esos tempranos viajes, uno de ellos tan bien retratado en la película Diarios de Motocicleta del director Walter Salles, tomó contacto con la dura realidad que azota a cada pedazo de ella.

El Che Guevara es el argentino que más se conoce en el mundo, porque la fama de Maradona se monta sobre el deporte más popular, y además, porque dentro de cincuenta años, la fama del futbolista, probablemente no tenga esta relevancia y si la del Che.

La personalidad e imagen del Che excede el tiempo. Su imagen esta estampada en centenares del miles de brazos por todo el planeta como un símbolo de pureza , de honestidad, de consecuencia. Su ya tradicional foto tomada por el prestigioso fotógrafo Alberto Korda ha sido tatuada en cuanto brazo haya, entre ellos los del propio Maradona y Mike Tyson.

No quiero escribir aquí sobre la Sierra Maestra, ni sus viajes por el continente africano, su muerte en Bolivia. Sólo quería recordar que alguna vez el Che estuvo también recostado en un balcón de nuestro barrio, mirando los mismo árboles que nosotros, la mismas calles, antes revestidas de adoquines, que nosotros, paseando por las mismas plazas y respirando este aire. El Che es tan popular porque no permitió que su corazón se contamine. Lejos de quedarse con un cómodo Ministerio, salió cuantas veces pudo a luchar por sus ideales. Y por ello es respetado por todos, incluso por aquellos que no compartieron sus ideas.

Mientras me alejaba de esa esquina pensando en las vueltas que tiene el destino, me pregunté porque aún nuestro Che, el Che de todos, el de esa imagen pura pero arrolladora, aún no tiene una calle con su nombre en nuestra ciudad. Torturadores, corruptos, asesinos de indígenas, exterminadores, banqueros o ladrones, pueblan con sus nombres y apellidos las calles de nuestra ciudad y nuestro barrio. Pero nadie lleva en su pecho una camiseta con sus imágenes. ¿Será por eso?

Promediando los 18 años de edad, Ernesto se graduó de Bachiller a fines de 1946. Entonces su padre le gestionó a él y a su amigo Tomás Granado, un trabajo en la Dirección de Vialidad en Villa María. Mientras tanto, a principios del ’47, ambos amigos comenzaron a preparar el ingreso a la Facultad de Ingeniería de Córdoba.
Por aquellos días se había agravado la salud doña Ana Lynch de Guevara, la abuela paterna de Ernesto, y la familia debe mudarse nuevamente a Buenos Aires. La situación económica de los Guevara había empeorado y la relación entre Celia y Ernesto (padre) se estaba deteriorando.

Con Ernesto (hijo) estudiando en Córdoba, en los primeros tiempos vivieron en la casa de la abuela. Estaba ubicada en Arenales y Uriburu del porteño Barrio Norte. En marzo del ’47, se enfermó doña Ana y su nieto se trasladó de urgencia a la Capital Federal para acompañarla en sus últimos días.

El deceso de la abuela lo marcó definitivamente, a tal punto que fue uno de los desencadenantes de la decisión de inscribirse en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y volver a vivir con sus padres.
Una foto en el balcón de la casa de la calle Araoz

Al año siguiente se ven obligados a vender la plantación de yerba-mate que tenían en Misiones y con ese dinero adquieren la casa de la calle Araoz 2180, casi frente al Colegio Guadalupe, en el barrio de Palermo. Esta sería la última vivienda que habitaría el Che en Buenos Aires hasta su partida definitiva en 1953.

En esa casa Ernesto tenía por dormitorio una habitación pequeña con un gran balcón corrido que daba a la calle. Allí compartía su cuarto con Roberto. Tenía una cama marinera doble, un gran ropero, una cómoda, dos pequeñas bibliotecas, una mesa y una mesita.

Durante 1948, se inscribió para cumplir con la Ley de Enrolamiento Obligatorio, y al examinarlo, de acuerdo con los requisitos físicos del Ejército Argentino, lo declaran no apto para cumplir el servicio militar.

El deportista en cuestión era un joven fuera de lo común. El tiempo y el propio Guevara se iban a encargar de confirmarlo en los hechos. A pesar de su asma y que por ello tenía recomendado abandonar el rugby, era muy terco y se resistía.

El comentario de quienes lo conocieron nos pinta al Guevara de fines del ’40. Tatiana Quiroga, su amiga de la infancia, retrató a Ernesto como «una especie de hippie enfermizo». María del Carmen Ferreyra, Chichina, su ex novia cordobesa recordó que Ernesto «… me fascinó; su físico obstinado y su carácter antisolemne, su desparpajo en la vestimenta nos daba risa y, al mismo tiempo, un poco de vergüenza (…) Éramos tan sofisticados que Ernesto nos parecía un oprobio. El aceptaba nuestras bromas sin inmutarse».

Para Abel Posse era «… tierno, pero aporteñadamente arrogante. Seguro de su lugar social e insolente como para permitirse andar con camisa sucia y zapatos de diferente color…» , «… se permitió creer que la vida sólo valía como aventura».

El dibujante y humorista Landrú rememora: «… mi cuñado jugaba a los dados con sus amigos y entre ellos estaba el Che Guevara. El Che era petitero. Le decían «La Chancha» Guevara, porque después de jugar al rugby no se bañaba y así nomás se iba a bailar. Sus amigos lo querían mucho».

Nota: Los petiteros tenían fama de ser antiperonistas. Vestían de una manera muy especial: con un saco corto, con dos tajitos. En aquellos años, fines de la década del ’40 y principios de la del ’50, cada vez que había algún lío político, los peronistas iban al Petit Café y rompían alguna vidriera.

SIN PLACA EN PALERMO Y SIN PLACA EN FACULTAD DE MEDICINA

Le sacaron la placa, los ceos sucios y malvados serán muy pronto olvidados. El Dr. Ernesto Guevara de la Serna, universalmente conocido como Che Guevara, no necesita placas, en este caso escribe sobre está situación Norberto Alayón que es trabajador social y profesor consulto de la UBA. y dice así:

«En 1997 se colocó un pedestal y una placa de recuerdo y homenaje al Che Guevara en la Plaza Houssay, sobre la calle Paraguay frente a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Se trató de una iniciativa impulsada por la Secretaría General de la FUBA (Federación Universitaria de Buenos Aires), en coordinación con el Concejo Deliberante de la ciudad por intermedio de Abel Fatala.

 

Dicha placa desapareció recientemente a partir de la remodelación de la mencionada plaza, encarada por el gobierno del PRO-Cambiemos, presidido por Horacio Rodríguez Larreta.

El Che fue un graduado de la UBA. Vivió en Buenos Aires entre 1948 y 1953 mientras estudiaba medicina en la respectiva Facultad. Habitó con sus padres y hermanos el solar sito en Aráoz 2180. Desde el año 2015 y hasta el 2017 se presentaron tres proyectos en la legislatura de la ciudad para colocar una placa de recuerdo en el domicilio donde vivió. La Comisión de Cultura, presidida por Omar Abboud del PRO, denegó sistemáticamente el tratamiento de los proyectos.

Los sectores conservadores son tenazmente consistentes en oponerse a visibilizar a personajes ya mundialmente reconocidos, como el Che Guevara, por su compromiso con las causas de la emancipación y de la justicia social. Se evidencian como obsesionados en posiciones negacionistas de todo aquello que no coincida con su ideología.

Marcos Peña Braun, el jefe del Gabinete nacional del macrismo, se ufanó al eliminar a los próceres de los billetes para ser reemplazados por animales, diciendo que fue “una de las cosas chiquitas pero simbólicas más lindas que hicimos”.

Si tuvieron la impudicia antinacional de ocultar a San Martín y a Belgrano, ¿qué no estarán dispuestos a hacer con el Che Guevara?

Sería edificante que los estudiantes universitarios de Buenos Aires, a través de la FUBA, pudieran reclamar ante el gobierno de Rodríguez Larreta por la desaparición de la mencionada placa y, a la vez, volver a emplazar una nueva en el mismo lugar, en reemplazo de la que fue “desaparecida” por la acción gubernamental».

LA NEGACION DEL CHE, LA NEGACION DEL BUS TURISTICO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

El tema del recorrido del Bus Turístico y la posibilidad de que el mismo pase por la casa donde vivió el Che Guevara. El Che vivió en Aráoz 2180, esquina Mansilla, entre 1948 y 1953 mientras cursaba sus estudios de Medicina en la Universidad de Buenos Aires. No ha dado sus frutos. Gestiones de vecinos con la Gerente de Ecosistema y Movilidad Turística del Gobierno de la Ciudad niegan sistemáticamente que el Bus Turístico pase por lo que fue la morada del Che en Palermo, obviamente los turistas hacen el recorrido a pie. Desde el Gobierno de Larreta creen poder tapar el sol con las manos, algo que nunca ocurrió en el mundo. El sol sale para todes.

EL CHE EN ROSARIO, SU CASA DE NACIMIENTO.


El inmueble está justo en la esquina de Urquiza y Entre Ríos, en el centro de la ciudad de Rosario (Argentina). Tiene más de 90 años, un estilo francés, y es muy amplio: son 240 metros cuadrados, entre la cocina, un baño grande, el palier, un comedor y los cuartos. «En uno de ellos, nació el ‘Che’ Guevara, según me contó su papá», le dice a RT Francesco Farruggia, uno de los propietarios del departamento, que acaba de ponerse a la venta.

Antes del nacimiento de este símbolo para la izquierda universal, sus padres vivían en la provincia de Misiones, porque habían comprado una yerbatera. Cuando el embarazo de la madre estaba avanzado, reconstruye el dueño, decidieron partir hacia Buenos Aires, para una correcta atención médica. Sin embargo, no llegaron a la capital argentina: debieron bajarse del barco en la mitad del recorrido, porque el pequeño Ernesto ya venía en camino. Así, un pariente de la familia les prestó su domicilio, donde la mamá dio a luz. Y, aunque solo se quedaron un mes y medio allí, la cuestión es un orgullo para muchos lugareños: el hombre que cambió la historia de América Latina, técnicamente era rosarino.

La vivienda que le dio la bienvenida a ese futuro ícono de la Revolución Cubana, confirma una cosa sobre sus orígenes, ya conocida por muchos: «Era una familia de la alta burguesía», repasa el entrevistado. Y añade: «Es un edificio noble, muy bien conservado. Los que viven ahí, son todos ricos». De hecho, l obra fue diseñada por Alejandro Bustillo, «el mayor arquitecto de la historia argentina», conocido por haber estado a cargo de famosas construcciones, como el Monumento a la Bandera, la sede del Banco Nación en Buenos Aires y el Casino Central de Mar del Plata.

Quien quiera quedarse con la propiedad, deberá disponer de, por lo menos, 400.000 dólares. Y, además de la importante suma, hay que cumplir con otra condición indispensable: «Que se preserve el patrimonio arquitectónico, y el cultural histórico», aclara el actual dueño. Por el momento, llegaron ofertas desde Argentina, Rusia, Turquía y otras partes de Europa. Los interesados son empresarios, y en el caso del ‘Viejo Continente’, también hay una fundación dispuesta a desembolsar la cantidad pedida. La fecha límite para hacer ofrecimientos es el 15 de julio, y la decisión será comunicada diez días después.

Sin rodeos, Farruggia comenta su aviso clasificado: «Nunca le vendería la casa a un norteamericano que quiera esconder la figura del ‘Che’, como ha sido escondida en Argentina por tanto tiempo. Además, con ‘fake news’. Se la vendería a alguien que muestre sus valores, y no las falsedades que lo desacreditan».

Un empresario, de izquierda
La historia de Francesco es bastante particular. Nació en Totoras, a casi 70 kilómetros de Rosario, y luego se fue a estudiar a esa importante ciudad. Mientras cursaba la carrera de Ingeniería, vivía a solo dos cuadras del departamento donde nació Ernesto Guevara. Dice que sentía devoción por él, y leyó más de 50 biografías suyas. A los 15 se enteró de su asesinato, y fue un duro golpe: «Tenía su póster en mi cuarto, imagínate».

Farruggia no terminó sus estudios en Argentina, y se fue a vivir a Italia. También pasó por España, Sudáfrica, EE.UU. y Cuba. En la isla caribeña se radicó durante dos años «por la relación romántica que uno tiene con la revolución, en Latinoamérica, que resultó», explica. Ahora se comunica con este medio desde Salvador de Bahía (Brasil), donde reside desde 2005.

En todo este recorrido, hizo una gran trayectoria empresaria ligada al mundo de la comunicación y el marketing estratégico y político. Actualmente preside la firma Campus Party, invierte en ‘startups’ digitales y es socio fundador —junto al exvicepresidente de EE.UU. Albert Arnold— de Futura Estudios, una firma que analiza la sociedad que se viene.

Entre tanto, a inicios de siglo, este hombre estaba leyendo el diario en Milán, y no podía creer lo que decía un artículo: «Vi la noticia de que se vendía la casa natal del ‘Che’ Guevara, y di un salto», recuerda. «¿La compramos? Sí, la compramos». Así de simple fue la conversación que tuvo con un amigo empresario de España, para adquirir el inmueble en partes iguales, al otro lado del mar.

«La adquirimos porque era un símbolo»
Aquella operación se escrituró en 2002: «Fue sin saber qué íbamos a hacer. Obviamente no iba a ser para vivir, porque vivíamos, uno en Milán y otro en Madrid. Tampoco para especular, ni alquilar. La compramos porque era un símbolo», señala. Según cuenta, la pagaron «un 40 % más del valor inmobiliario».

Al hacer la adquisición, dieron aviso a la Municipalidad de Rosario, al Gobierno de la provincia de Santa Fe, Presidencia, las autoridades de Cuba y la familia de Guevara: «La poníamos a disposición para lo que ellos consideraran importante», dice. Sin embargo, no se permite hacer mucho: «El público en general no lo puede visitar. Está dentro de un edificio horizontal, con un consorcio que no aprueba que se abra ninguna actividad, como es lógico. Es una vivienda. No se puede poner un museo».

Igualmente, recibió visitas de grandes personalidades, como el ‘Pepe’ Mujica, Alberto Granados —amigo del ‘Che’, que lo acompañó durante el viaje por la región en su motocicleta, ‘La Poderosa’— y el general Harry Villegas —luchó junto a Guevara y fue el único guerrillero que se salvó en Bolivia, donde mataron al líder argentino—. «Venía el presidente de Honduras y quería visitar la casa, nosotros se la abríamos», ejemplifica.

Pero, ¿por qué la quieren vender?: «Llegamos a una edad [66], tenemos hijos, propiedades en distintos países. Queremos ordenar eso, no dejar problemas para los que quedan».

«El único tipo que fue coherente con sus ideales»
Uno de los atributos que despiertan mayor admiración entre los seguidores del ‘Che’, es que renunció a sus privilegios por un objetivo común, algo que finalmente le costó la vida. «El único tipo que fue coherente con sus ideales», describe Francesco. En efecto, además de abandonar su cómodo pasar económico en Argentina, Guevara también dejó los prestigiosos cargos públicos de la isla caribeña, para expandir la chispa revolucionaria en otros países.

Así, se fue del Ministerio de la Industria y la Presidencia del Banco Central para combatir en África, regresó sin éxito, y partió a Bolivia, donde lo mataron. «Cuando no tenés el poder es más fácil morir, pero cuando lo conseguiste, salir de eso, y volver a la lucha, es una cosa tremenda. Eso lo hizo grande», opina este hombre de negocios. No obstante, lamenta que en Argentina «se tiende a esconder su imagen, o a no tener orgullo sobre quién fue el ‘Che’ Guevara». Agrega que se intentó, durante muchos años, oscurecer su figura, por ser «un personaje controvertido». En sintonía, notó que «afuera del país se lo valora mucho más».

Y, hablando de ideales, el líder revolucionario era un ferviente detractor de la propiedad privada. Si estuviese vivo, ¿cómo le explicaría esta transacción?: «Nunca sería guerrillero. Una cosa es tener admiración, y otra es querer ser esa figura. Soy un empresario, dentro de la lógica capitalista, con una formación política de izquierda. Al ‘Che’ le diría que, humildemente, lo que hice fue conservar el departamento, porque lo podría haber comprado cualquiera y colocarlo en el olvido. Fue para preservar la memoria, y voy a dejárselo a alguien que piense como nosotros».