Growlers amplió su local de Palermo y ahora tiene dos esquinas

Noticias de la Ciudad de Buenos Aires :-) ....

Unidas por el Pasaje Cabrer, la reconocida cervecería amplió el local duplicando su esquina. Frente a su pintoresco y primer local abrió un segundo espacio en una casona del año 1950 donde completa 30 canillas para que circulen más variedades de las mejores cervezas artesanales del país.

Los amantes de la esquina de Gurruchaga y Pasaje Craber celebran la ampliación del local de Growlers en Palermo que ahora suma un nuevo espacio en la vereda de enfrente. Con 10 canillas más, la cervecería suma un total de 30 desde donde se tiran los estilos de las mejores microcervecerías del país. El nuevo sector, con un ambiente al aire libre y otro semicubierto, lleva la impronta craft que caracteriza a este bar y facilita la circulación por el lugar preferido de los clientes: la vereda y el pasaje.

Esta extensión es una casona de 1950 recuperada con paredes de ladrillos a la vista, aberturas con marcos de época, cerramientos en hierro que aportan un leve toque industrial y pisos de cerámica con arabescos. Como en todos los locales de Growlers, la segunda barra de Palermo es de hormigón con una viga de hierro oxidado y sus mesas de madera paraíso, con capacidad para 60 cubiertos más, son altas y con banquetas en uno de los sectores y baja y comunitaria, en otro. Mientras tanto, quienes eligen estar en la calle, contemplan un gran y colorido mural que reviste el exterior, en un sector que parece rememorar la tradición europea de beber cerveza al aire libre.

Así, en las 30 canillas del renovado local de Growlers en Palermo, los comensales disfrutan una numerosa variedad de cervezas con sugerencias que van desde la alta tomabilidad hasta otras de sabores más complejos. Hay diversos estilos como Lager, Honey, de Trigo, Belgian, Weisse, Sour, NEIPA pasando hacia las IPA, Barley Wine, Dubbel y llegando a otras como Stout, Imperial Stout, Porter y Amber Ale. Todas, incluida una sidra artesanal, se disfrutan en happy hour cuando la pinta se bebe a $90. Esto sucede de lunes a domingos de 12.30 a 21 horas.

Para acompañar, entre sus platos caseros, sabrosos y de espíritu callejero, las opciones son amplias. Para picar, el chef Manuel Miragaya propone los Bastoncitos de muzzarella apanados con sésamo, con dip de tomates y albahaca fresca ($110), y para hacerlo entre dos, los Chicken Tenders de pechuga de pollo en tempura con limón y dip de berenjenas ahumadas ($220).

Para algo más contundente, ya son un clásico sus burgers como la Doble Smashed Burguer de carne vacuna, con pimientos ahumados, salsa criolla, tomate y lechuga capuchina ($300). Entre las sugerencias además está la opción del Combo, que incluye Burger + papas fritas + pinta a $320. Y también hay burritos, alternativas vegetarianas como el Roll de Falafel con cebolla morada, lechuga, repollo, cilantro, thaine de sésamo y tomate fresco ($250), entre varios otros. Para el postre, Chocotrota Oreo ($110) o Cheescake de limón ($110).

Av. Santa Fe 1430, Recoleta, CABA
Doblas 857, Caballito, CABA
Gurruchaga 1450 esq. Pje. Cnel. Cabrer, Palermo, CABA
Horarios: MA-MIE 12.30 A 24.00, JUE y VIE 12.30 A 3.00, SAB 12.30 A 3.00 y DOM 12.30 A 24.00 (Recoleta cierra los domingos)


Noticias de la Ciudad de Buenos Aires :-) ....