La Policía de la Ciudad desarticuló una importante banda de piratas del asfalto

Hay siete detenidos. El líder de la organización tiene pedido de captura y ofrecen 250 mil pesos de recompensa. Además se busca a otro integrante de la banda. Se secuestraron armas, municiones, chalecos, uniformes policiales, equipos de radio, dinero en efectivo, autopartes y vehículos.

La Policía de la Ciudad desarticuló una banda de piratas del asfalto luego de varios allanamientos realizados en la Provincia de Buenos Aires. Actualmente la fuerza policial porteña busca al cabecilla de la organización ilícita y un cómplice. Se trata de Carlos Maximiliano Díaz, el líder de la banda, y de Mario Gabriel Torres, uno de los integrantes de la misma, quienes tienen pedido de captura nacional e internacional y el Ministerio de Seguridad de la Nación ofrece una recompensa de 250 mil pesos por cada uno.

En total fueron siete personas detenidas por personal de la División de Mercaderías en Tránsito, tras 17 allanamientos realizados en Capital y Provincia por orden del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 41, a cargo de la María Alejandra Provítola con prórroga de jurisdicción en el marco de la Ley de Técnicas Especializadas en Investigación (ley Nº 27319).

En estos procedimientos llevados a cabo en los partidos bonaerenses de La Matanza y San Fernando, fueron incautadas una gran cantidad de armas de distintos calibres, municiones, chalecos, uniformes policiales, dinero en efectivo y vehículos.

La investigación comenzó en enero de 2018 luego de un robo a mano armada registrado en la avenida Eva Perón y Carabobo, en el límite entre los barrios de Flores y Parque Chacabuco.

En esa oportunidad un comerciante del mercado central fue interceptado por un grupo de delincuentes que lo obligaron a descender de su auto, un Ford Focus, a punta de pistola para luego darse a la fuga. Los agresores emprendieron la huida pero durante el camino chocaron y descartaron el auto robado a pocas cuadras del hecho, dejando también en el lugar una escopeta.

Esta situación derivó en una investigación de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 15 que incluyó el análisis de cámaras de seguridad para lograr la identificación de uno de los delincuentes. Esas pesquisas revelaron que la escopeta había sido sustraía durante un robo en 2017 a un camión de caudales.

Además, se constató que dicha banda es la responsable de otros cinco hechos de similares características, utilizando como modus operandi disfrazarse de efectivos de la Policía Federal Argentina.

Es a partir de esta información que se logró la identificación del resto de la asociación criminal, por lo que en las últimas horas el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 41, a cargo de la María Alejandra Provítola, ordenó a personal de la División Mercaderías en Tránsito un procedimiento en inmediaciones a una estación de servicio en la localidad bonaerense de Llavallol donde iban a cometer un robo.

Los efectivos de la Policía de la Ciudad hicieron un seguimiento desde los domicilios de los ladrones hasta el comercio en cuestión para interceptarlos finalmente en la avenida Fair al 100, en la localidad de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría.

En este procedimiento fueron detenidos dos de los ladrones, quienes al notar la presencia policial iniciaron un tiroteo, que derivó con uno de ellos herido.

Asimismo, gracias a estas capturas se realizaron horas después varios allanamientos en las localidades de Laferrere, San Justo, González Catán y Virrey del Pino, lográndose la detención de cinco integrantes más, una gran cantidad de armas de distintos calibres, municiones, chalecos, uniformes policiales, equipos de radio, dinero en efectivo, autopartes y vehículos.

Actualmente los investigadores intentan dar con el cabecilla de la asociación ilícita, Carlos Maximiliano Díaz, y de otro integrante de la misma, llamado Mario Gabriel Torres. Esta organización tenía una estructura jerárquica con funciones definidas e integrada por delincuentes que aportaban estudios demográficos para organizar los robos, logística e informantes que operaban en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires.