Se realizó con normalidad el operativo de seguridad del Superclásico

Los procedimientos por el partido de ida de la semifinal de la Copa Libertadores fueron encabezados por el Comité de Seguridad en el Fútbol de la Ciudad de Buenos Aires y llevados a cabo por la Policía de la Ciudad. Hubo más de 65 mil espectadores presentes.

El operativo de seguridad del partido entre River Plate y Boca Juniors en el estadio “Antonio Vespucio Liberti” culminó con un resultado satisfactorio, cuando el plantel de Boca Juniors arribó de regreso a la concentración de Ezeiza, y las más de 65 mil personas que acudieron, salieron del estadio.

El Comité de Seguridad del Fútbol de la Ciudad informó que en el marco del programa Tribuna Segura, la Policía de la Ciudad detuvo a un hincha con pedido de captura y se efectuaron 30 restricciones de ingreso a la cancha.

El detenido es un ciudadano mendocino que era buscado por “lesiones culposas graves en accidente de tránsito agravado”. El pedido de captura lo había efectuado la Unidad Fiscal de Delitos de Tránsito de la provincia de Mendoza.

Además, efectivos de la división Investigaciones de Conductas Delictivas en Espectáculos Públicos demoraron a dos personas por reventa de entradas y también a una mujer por querer ingresar con pirotecnia. Sobre las reventas, uno de ellos fue interceptado en Roosevelt al 1600 con 16 tickets y más de 50 mil pesos; mientras que el restante en Monroe y Libertador con tres entradas listas para comercializar y 7.600 pesos.

Los dos involucrados fueron demorados en el lugar y luego liberados, en el marco de dos causas en las que interviene la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº7, a cargo del Dr. Norberto Brotto.

La mujer, en tanto, también fue demorada mientras intentaba ingresar al estadio con pirotecnia escondida entre sus ropas. Fue interceptada en los controles de seguridad de la calle Udaondo con bengalas y los llamados “tres tiros”.

Se realizaron, además, controles en las inmediaciones del “Monumental” para evitar la presencia de los denominados “trapitos” y el uso indebido del espacio público. En este sentido, se levantaron 59 actas contravencionales a “cuidacoches”.

El operativo integral comenzó desde temprano cuando personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) efectuó una completa inspección en el estadio Monumental para disponer su habilitación.

De las distintas inspecciones participaron también el cuerpo de Bomberos, representantes de Espacio Público, de Logística, de la Dirección de Tránsito y Transporte, de Limpieza y de la Dirección de Prevención del Delito; y la división de Explosivos de la Policía de la Ciudad, que revisó todos los rincones del estadio.

En cuanto al traslado del micro, que llevó a los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes de Boca Juniors, el mismo fue escoltado por el Grupo de Acción Motorizada (GAM) de la Policía de la Ciudad, desde Ezeiza hasta River, donde finalmente arribó pasadas las 19.

Los traslados de la delegación de Boca Juniors hacia Núñez y de regreso a la concentración de Ezeiza, fueron monitoreados en tiempo real desde la Sala de Situación de la Policía de la Ciudad, gracias a las brigadas de Exteriores de Video y también controlados desde el aire por los helicópteros del Escuadrón Aéreo.

El ómnibus de River, en tanto, fue escoltado desde Pilar hasta la General Paz por la Policía de la Ciudad con acompañamiento de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Luego, y al ingresar a la Ciudad de Buenos Aires, el dispositivo de seguridad quedó a cargo íntegramente de la fuerza porteña.

Por último, es importante remarcar que toda la zona del Monumental estuvo completamente monitoreada por tecnología de última generación desde un centro de monitoreo móvil en el que se observaron las 123 cámaras del Sistema Integral de Videovigilancia del barrio de Núñez, más las cámaras móviles, el Sistema de Reconocimiento Facial y el sistema Rapid.